Llegó el momento de la despedida y de cerrar pendientes. El presidente Enrique Peña Nieto cumplió su quinto año al frente del gobierno federal, el cual estuvo marcado por altos índices de violencia y la desconfianza en las instituciones.